3/12/15

Abismos

  
Vértices puntiagudos de figuras incómodas
cercenaban mi mente
mientras las horas negras,
vacías de sentido,
me hundían en la penumbra de simas insondables.

Era capaz de ver
extensiones inmensas de campos asolados
sin moverme del sitio.
Incluso aprendí a ver
más allá de la tarde,
más allá del comienzo del prólogo sublime.

Y, como esas figuras de ojos curvilíneos
que en las tardes de invierno nos miraban tan fijas,
ya no pude torcer
mi destino ya escrito.

Y una llaga de pena derramada
sobre el mantel celeste de mis noches,
se fue enconando, amarga,
silenciosa,
y me fue carcomiendo
el tejido insensible
de mi alma masacrada.

Amaneceres planos y noches irreales
eran toda mi vida,
pues tu dulzura, amor,
tan alejada,
ya no me recitaba ningún verso.

En las cálidas noches,
me hacían tanto daño los gritos del silencio,
me dejaban tan débil,
que hasta el destello exánime
de una perdida estrella,
dañaba mi pupila.

Fue el golpe tan brutal,
que mi mente partió tras tu abandono
dejando aquí a mi cuerpo extenuado,
sin ningún argumento
para ponerme en pie cada mañana,
sin ninguna razón, amor,
para quererme, 
sin apenas motivos
para seguir viviendo…


De "Versos al atardecer: Sueños" (2010-2013)


4 comentarios:

  1. Preciosisimos versos al amor lleno y tambien perdido
    Perder el amor es pasar por una enfermedad y hasta no desear ...la vida.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces así es Marina, sin duda.

      Gracias.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Asi es cuando uno se siente perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Boris por tu lectura y opinión.

      Eliminar